Un libro o una película nos transportan a un nuevo mundo sin movernos de casa. Hoy os proponemos un viaje muy especial, viajar en el tiempo.

Muchas veces lo hacemos en nuestros propios recuerdos, volviendo la vista atrás y reviviendo ese pequeño gran momento, incluso pensando cómo hubiera sido de otra manera. En la película «Una cuestión de tiempo», su protagonista no tiene que tirar de su imaginación, sino que realmente vuelve a revivir sobre sus propios recuerdos, viajando hacia atrás en el tiempo.

Una propuesta tranquila para este finde, una película que comienza pareciendo una comedia romántica atípica, pero que esconde una oda a las segundas oportunidades y a cómo es posible que nuestra vida más cotidiana sea un nuevo descubrimiento cada día. Todo ello es posible poniendo nuestra mirada de viajeros en los momentos más rutinarios para disfrutar de todo aún más, como si realmente estuviéramos de viaje permanentemente.