Nunca podrás cruzar el océano a menos que tengas el coraje de perder de vista la orilla.